16 Tipos De Inversiones. ¿Cuál Es La Ideal Para Ti?

16 Tipos De Inversiones. ¿Cuál Es La Ideal Para Ti?
  • Categoría de la entrada:Inversiones
  • Comentarios de la entrada:1 comentario

¿Sabes qué tipos de inversiones hay? ¿Estás pensando en invertir? ¿Quieres diversificar tu portfolio con otros tipos de inversiones?

Tanto si estás empezando en el mundo de las inversiones como si ya tienes cierta experiencia, siempre es una buena idea mantenerse informado y en busca de nuevas opciones que te ayuden a sacar la mayor rentabilidad a tu dinero.

Por ello es importante que aprendas cuáles son los distintos tipos de inversiones que puedes incluir en tu portfolio. Este conocimiento te dará las herramientas para poder diversificar y reducir el riesgo de tu cartera y en consecuencia aumentar tu riqueza.

Aún que pueda parecer un poco intimidante, te corresponde a ti decidir qué tipos de inversiones incluyes en tu portfolio. Pero las buenas noticias son que hay una gran variedad de opciones a tu disposición así que deberías ser capaz de encontrar alguna que satisfaga tu perfil inversor.

Como verás en este artículo hay muchos tipos de inversiones, posiblemente más de las que creías. Por ello he decidido clasificarlas en 4 grupos diferentes para que sean más fáciles de entender.

Estos son los grupos de inversiones que encontrarás en este artículo:

  • Inversiones en las que posees un activo
  • Inversiones en las que prestas tu dinero
  • Fondos de inversión
  • Inversiones alternativas

Espero que después de haber leído este artículo las inversiones no te intimiden tanto y tengas una idea más clara de cuáles son las opciones que tienes disponibles para hacer crecer tu dinero.

Posiblemente este es un de los tipos de inversiones más populares. Esta categoría consiste en activos que puedes adquirir con la expectativa de que suban de valor. El hecho de poseer estos activos te da ciertos derechos como por ejemplo a cobrar flujos de efectivo como dividendos si los hubiera.

Esta clase de inversiones incluyen activos como:

1. Acciones:

Sin lugar a dudas la inversión más conocida de todas. Una acción es un certificado que dice que posees un trozo de una compañía. Cuando adquieres una acción vas a tener ciertos derechos como por ejemplo a decidir sobre algunos asuntos relacionados con la empresa o a recibir una parte de los beneficios.

El valor total de la compañía en la que inviertas va a venir determinado por el precio de sus acciones en el mercado de valores. Si hay muchos inversores que quieran comprar las acciones de la misma compañía, estas aumentarán en valor.

Hay muchos factores que afectan al precio de las acciones. Entre ellos están las noticias, la publicación de las cuentas anuales, la economía o incluso los cambios en la cúpula directiva.

2. Negocios:

Emprender un negocio es uno de las formas de inversión más duras ya que no sólo va a requerir dinero pero también tiempo. Eso sí, es una de las mejores maneras de inversión ya que sus retornos potenciales pueden llegar a ser altísimos.

Si creas un producto o servicio que es capaz de solucionar algún problema concreto, entonces no tendrás ninguna dificultad en encontrar consumidores que quieran comprarlo.

Si estás pensando en empezar tu propio negocio pero no quieres correr el riesgo de dejar aún tu empleo actual, quizás quieras leer este artículo sobre side hustles.

3. Bienes inmuebles:

Esta categoría es una buena inversión para el largo plazo. En ella encontramos muchos tipos diferente de activos como apartamentos, casas, oficinas, terrenos, trasteros, garajes e incluso tierra de cultivo.

Los retornos de invertir en bienes inmuebles se van a generar mediante los ingresos por alquiler y los incrementos del valor de la propiedad que se puedan originar con los años.

A pesar de que tu casa pueda subir en valor, no se puede considerar una propiedad de inversión ya que la vas a usar para satisfacer una necesidad básica.

Hay dos principales tipos de inversiones en lo que se refiere a inversión en bines inmuebles. Por un lado puedes comprar una propiedad, reformarla y luego venderla con un beneficio. Por otro lado puedes usar la clásica estrategia de comprar y alquilar.

Si mantienes las propiedades durante un buen tiempo mientras vas pagando las hipotecas y ajustando los alquileres con los años acabarás teniendo un buen patrimonio capaz de generar rentas generosas.

Eso sí ten en cuenta que los bienes inmuebles son bastante ilíquidos así que puede que tengas problemas si quieres acceder rápido a tu dinero. Otra desventaja es que pueden ser difíciles de gestionar si decides hacerlo por ti mismo.

4. Crowdfunding:

Consiste en invertir en una empresa o proyecto que están empezando. Para ello los emprendedores presentan su idea de negocio, normalmente a través de internet, y reciben pequeñas aportaciones de dinero provenientes de muchos pequeños inversores. A cambio de sus aportaciones los inversores reciben acciones en la compañía.

Inversiones en las que prestas tu dinero

Estos tipos de inversiones te van a convertir básicamente en el banco. Lo que quiero decir con esto es que vas a ser tu quien preste dinero a terceros a cambio del pago de unos intereses a tu favor. Se considera que esta clase de inversiones tienen menor riesgo que las inversiones en las que posees un activo, por ello los retornos acostumbran a ser más bajos.

5. Bonos:

Cuando compras un bono lo que estás haciendo es esencialmente prestar dinero a alguna entidad, ya sea esta un negocio o un gobierno entre otras. A cambio de tu dinero recibes un determinado tipo de interés, así como el capital inicial una vez el bono llega a su vencimiento.

Esta clase de inversiones acostumbran a considerarse más seguras que las acciones, eso sí no están exentas de riesgo. Un gobierno puede acabar incumpliendo en sus obligaciones y una empresa puede irse a la bancarrota.

6. Depósitos bancarios:

Tú le prestas tu dinero al banco durante un tiempo determinado a cambio de unos intereses predeterminados. Una vez transcurrido el periodo establecido con el banco recibes tu capital inicial. Normalmente cuanto más dura el depósito bancario más alto es el interés que se recibe.

No tienden a ser tipos de inversiones con mucho riesgo, puesto que el dinero está asegurado por los gobiernos. Así que si tu banco quiebra vas a recibir tu dinero de vuelta de todos modos.

Sólo asegúrate de que no vas a necesitar el dinero durante el periodo de inversión, ya que suelen haber sanciones altas por retiros anticipados.

7. Crowdlending:

El crowdlending, también conocido como Peer-to-Peer (P2P), consiste en prestar dinero a particulares o empresas a cambio de un interés. Normalmente el dinero invertido en esta modalidad es repartido entre muchos préstamos distinto, lo que lleva a diversificar y reducir el riesgo.

Este sistema permite que tanto quien pide dinero (prestatarios) como quien lo presta (prestamistas) no tengan que recurrir al tradicional sistema bancario. Esto se consigue mediante el uso de plataformas online que ponen en contacto a inversores con prestatarios.

Si quieres saber más sobre este tipo de inversión aquí te dejo esta Guía Definitiva De Crowdlending: Qué Es, Riesgos, Estrategias De Inversión Y Mejores Plataformas.

Fondos de inversión